(Publicado en Las Provincias por Lola Soriano)

La ciudad y las administraciones locales viven de espaldas a las Fallas. Esa es la denuncia que lanzó ayer el presidente de la Interagrupación de Fallas, Jesús Hernández, en una conferencia impartida en la sede de la institución cultural de Lo Rat Penat.

El presidente del colectivo fallero, que representa a 341 casales de los 384 existentes, argumentó que las normativas, bandos municipales y nuevas restricciones están ahogando a las comisiones y «en algún momento llegará el día en que las comisiones se tendrán que plantar y no poner falla porque los falleros están cansados de estas restricciones. Y tampoco hay que olvidar que este año ha sido muy duro para la reivindicación de nuestra lengua».

En este mismo foro de opinión el fallero y poeta festivo Enrique Almero también habló de números, materia que domina a nivel profesional. Quiso dejar claro que «las Fallas son un gran evento que aporta muchas riquezas a Valencia, no como otros eventos que han traído pérdidas, y en cambio, los falleros no están recibiendo ni el retorno ni el trato que se merecen».

Almero recordó que «hay grandes eventos, como la Fórmula 1, que se nos vendió como la piedra filosofal y todavía estamos pagando deudas, y actualmente se está despreciando el gran evento real que son las Fallas».

El presidente de la Interagrupación detalló que en la mesa de negociación que se creó para hablar de la ordenanza de dominio público, «los únicos que han sacado algo más son los vecinos y las fiestas de barrios, pero no los falleros». Y añadió que «todos son restricciones y las ayudas a los que organizamos las fiestas son más bien pocas».

Jesús Hernández recordó que «Compromís llevaba en el programa derogar la ordenanza de Ocupación de la Vía Pública y los falleros estamos esperando que cumplan con su palabra y que cuenten con nosotros para poder participar en las decisiones que nos afectan».

A la hora de enunciar las restricciones a las fallas, Hernández puso como ejemplo la instalación de mercados artesanales «que este año sólo se pueden poner en un lado de la calle y dejando una distancia de 3,5 metros o no dejando poner en puntos que son de evacuación». Aclaró que en la ciudad «durante todo el año se montan mercados y no se les exige a los vendedores que cumplan las mismas distancias que a los falleros y, en estos casos, tapan hasta vados de garajes. El problema cada vez va a más». «Somos una fiesta de calle y cada vez nos ponen más impedimentos», añadió.

En el caso del barrio de Ruzafa y los impedimentos para montar carpas, mercados o actividades, Hernández explicó que no se puede «destruir la fiesta de un barrio, sino que lo correcto sería coordinar los accesos al barrio y si tienen que poner veinte policías para regularlo, que los pongan». En este sentido, reclamó más implicación del Ayuntamiento «y que no nos deje a los falleros abandonados». E indicó que no está claro que se diseñe «una ciudad con aceras más anchas y con bolardos y no planifiquen antes con las comisiones si esto va a producir problemas en las fallas que se plantan todos los años».

También sacó a la palestra temas pendientes de solución. «El año que viene igual entra la normativa de tipología de casales por categorías y nos gustaría que antes hablaran con los falleros para estudiar el tema de los horarios». E insistió en que llevan años «pidiendo una ventanilla única para entregar todos los documentos, para no tener que ir dando vueltas ya que tampoco está claro que nos pidan que gestionemos permisos en diciembre y que a unos días de Fallas estén por solucionar».

Por su parte, Almero indicó que, según un estudio de la Interagrupación, las «fallas generan 831 millones de euros en la ciudad, de los que 71 llegan al Ayuntamiento y Generalitat en concepto de IVA y, en cambio, el Ayuntamiento sólo da ayuda a las Fallas por valor de 4,5 millones, lo que supone un 0,62% de lo que las fallas gastan en la ciudad».

( Publicado por Levante-EMV por Sergio Pérez)

thumb

SERGIO PÉREZ | VALENCIA El presidente de la Interagrupación de Fallas, Jesús Hernández, criticó ayer duramente al Ayuntamiento de Valencia por la reducción de subvenciones y por no tener en cuenta el criterio de las agrupaciones falleras en la actual ordenanza de ocupación de la vía pública:«Los falleros estamos hartos, con estas restricciones no aguantamos más». Hernández y Enric Almero, presidente de la Agrupación de Fallas Mercado de Jesús, aprovecharon el acto organizado ayer en Lo Rat Penat, «Una ciutat d’esquenes al seu event anual, les falles» para mostrar el malestar del colectivo fallero. Hernández denuncia, además, que las Fallas están «pagadas por los falleros» y «olvidadas por el ayuntamiento». Según un estudio económico de la Interagrupación, las Fallas aportaron este año 71 millones de euros en concepto de IVA a la administración. Hernández considera que los 1,7 millones que recibe la fiesta son insuficientes si se comparan con el beneficio económico.
«El Ayuntamiento de Valencia no cuida las Fallas, no puede ser que la subvención no sea ni del uno por ciento de lo que generan estas fiestas», afirmaba Hernández.

La actual ordenanza de ocupación de la vía pública fue lo más criticado por ambos ponentes. «Compromís se comprometió en campaña a modificar la ordenanza y aún estamos esperando, la mayoría de las fallas no cumple con la normativa porque no tiene suficiente espacio», afirma Almero. Ambos criticaron al consistorio por los actuales horarios y condiciones impuestas a los casals, ya que en su opinión no tienen en cuenta a los falleros.«Si los casals se cierran a la una de la madrugada, la gente dejará de venir , además se pide a los casals que se adecúen pero no nos dan ni un duro para ello». Otro blanco de las críticas del presidente de la Interagrupación fue el sector de la hostelería, al que acusa de intentar intentar modificar la fiesta para satisfacer sus propios intereses.

«Que nos dejen tranquilos»
También le reprocha que en sus constantes reuniones con otros sectores empresariales y con el ayuntamiento no se les tenga en cuenta. «A los hosteleros les pedimos que nos dejen tranquilos, no pueden estar siempre sacando comunicados contra los falleros. Ellos nos intentan fiscalizar porque piensan que vamos en contra de sus intereses, pero las Fallas hay que respetarlas». «Como esto siga así los falleros decidirán no plantar las fallas como ya ocurrió hace años», manifestaba ayer Almero, en un claro pulso al consistorio. En las primeras filas del acto se pudo ver a varios concejales del Partido Popular y también del grupo Ciudadanos.